Rodiles: 'Tenemos todo el peso moral para decir qué creemos que puede funcionar'

El opositor Foro por los Derechos y Libertades (ForoDyL) criticó esta semana las estrategias de otros grupos de la sociedad civil como #Otro18Ciudadanos por el Cambio y el movimiento Somos+, que prepararon candidatos independientes para la primera fase del simulacro electoral del régimen. También, el plan de CubaDecide, que busca un “plebiscito vinculante” en el que los cubanos puedan pronunciarse sobre el tipo de sistema político bajo el cual quieren vivir.

En un vídeo publicado en YouTube, cuatro activistas del ForoDyL y Estado de Sats consideraron esas iniciativas “fantasías”, cuestionaron su viabilidad bajo las condiciones de una dictadura y consideraron que ralentizan la lucha por el fin del castrismo.

Una ‘fantasía’ electoral

“Desde un principio dijimos que eso era una fantasía, que no iba a ocurrir, porque estábamos viendo en la práctica que no había ninguna voluntad política por parte del régimen”, dijo Antonio G. Rodiles sobre el fallido intento de presentar candidatos independientes en las Asambleas de Nominación para delegados municipales del Poder Popular.

La Seguridad del Estado impidió la postulación de candidatos independientes violando abiertamente la Constitución y la Ley Electoral.

Rodiles fustigó además que los responsables de las iniciativas electorales “jamás mencionaron” que, de resultar elegidos, los candidatos independientes “tendrían que jurar la muy mal llamada Constitución y todo el sistema jurídico y legal que en letra viola las libertades y derechos fundamentales”.

“Plantear un proyecto que desde un inicio iba en contra de los propios principios de la oposición, es realmente algo muy cuestionable”, opinó.

En ese sentido, el fotógrafo Claudio Fuentes dijo que jurar la Constitución y las leyes del régimen habría sido para los candidatos independientes pasar “de opositores a traidores”.

Ailer González opinó, por su parte, que los proyectos vinculados a la coyuntura electoral “tenían un objetivo circunstancial” relacionado con “la continuidad de la política” de la Administración de Barack Obama, y fueron afectados por la derrota de Hillary Clinton en las elecciones estadounidenses.

A juicio de González, de haber continuado la política de acercamiento, esos proyectos podrían haber sido “usados por el régimen para decir ‘estoy cambiando'”.

“Eliecer Ávila decía que sí, que él podía estar perfectamente en el Parlamento con Mariela Castro Espín”, señaló.

“Nuevamente, un carácter que no tiene que ver con lo que realmente necesitamos, que es salir del castrismo”, añadió González.

En “cualquier camino, aunque sea divergente, si se va en la misma dirección de la dictadura, siempre se va a colaborar con la dictadura”, apuntó el escritor Ángel Santiesteban.

Ailer González dijo que responsables de los proyectos vinculados a las “elecciones” presentaron como un éxito la demostración de que en Cuba existe una dictadura.

“¿Hasta cuando se van a seguir sucediendo los proyectos para demostrar que esto es una dictadura? Ya aquí no hay más nada que demostrar”, dijo. “Si usted no va a confrontar a la dictadura al menos no participe de sus mecanismos, no aletargue los procesos, no confunda”, reclamó.

“Y no le serruche el piso a las personas que sí están tratando de irle de frente al régimen”, añadió Rodiles sin especificar a qué se refería. “Apoye a esos proyectos o use un camino que se paralelo a ellos”, pidió.

Desde la presentación de las iniciativas que buscaron impulsar candidaturas independientes, los integrantes del ForoDyL criticaron esa estrategia. La discusión ha encendido durante meses las redes sociales.

Ailer González propuso en el vídeo “el debate frente a frente” de todos los responsables de esos grupos; una “rendición de cuenta de cuán efectivos han sido estos proyectos”.

Sobre la desunión y las debilidades de la oposición

Los activistas del ForoDyL se refirieron también a las constantes críticas por falta de unidad que recibe la oposición cubana.

“Es imposible que si las estrategias y las visiones son tan distintas y, sobre todo, si no hay un debate interno y si no hay una crítica clara, podamos tener zonas de cooperación”, consideró Claudio Fuentes.

“El régimen usa a supuestos actores políticos y de la oposición para crear división”, para empujar las acciones de la oposición “en el sentido en que la Seguridad del Estado quiere”, dijo Antonio G. Rodiles.

“Por eso insistimos en que desde afuera no se puede tener una noción clara de lo que está ocurriendo aquí. El escenario aquí adentro es muy complejo (…) no existen los aliados naturales que existirían en cualquier otro lugar (…) y todo eso trae como consecuencia que la lucha es muy complicada”, agregó.

Fuentes dijo que al ForoDyL lo han tachado de “radical”.

“Nosotros no queremos ningún tipo de diálogo con el castrismo (…) y hay otros proyectos que tienen un corte más reformista”, argumentó.

Ailer González lamentó que se quiera “endilgar la responsabilidad total de la libertad de Cuba a la oposición, a esa oposición que está totalmente controlada, que no tiene espacios de opinión, que está quirúrgicamente vigilada, prácticamente maniatada, que no tiene medios propios de prensa”.

“Incluso sugieren que la oposición tiene que hacer un trabajo de testigos de Jehová, ir de puerta en puerta explicando sus propuestas”, dijo.

“Estamos asumiendo absolutamente todos los costos”, advirtió Rodiles. “Tenemos todo el peso moral para decir qué creemos que puede funcionar”, consideró.

CubaDecide, otra ‘ilusión’

En otra parte del vídeo, los integrantes del ForoDyL se refirieron también al proyecto CubaDecide, que impulsa la activista Rosa María Payá, hija del fallecido líder opositor Oswaldo Payá.

Rodiles dijo tener “muchas dudas” sobre la propuesta. “Me preocupa que entremos en otro proceso de ralentizar la lucha contra el castrismo”, expresó.

Otro18 “creía que el régimen iba a entrar en un proceso de reformas”; en el caso de CubaDecide “estamos, por una parte, entrando en la lógica de que en algún momento se va a poder hacer un plebiscito vinculante, lo cual implicaría que el régimen va a tener que aceptarlo. Una ilusión nuevamente (…) una fantasía política”, explicó.

Para Rodiles, lo más “cuestionable” es que “se está hablando de llevar al mandato del régimen o de la mayoría libertades intrínsecas universalmente reconocidas”.

“¿Cómo obligar al régimen a hacerlo vinculante?”, preguntó Claudio Fuentes. Recordó la campaña Por otra Cuba, impulsada por Estado de Sats, que fracasó en su intento de conseguir la ratificación de los pactos sobre Derechos Civiles y Políticos; Económicos, Sociales y Culturales, firmados por el régimen en la ONU en 2008.

Ailer González aplaudió el trabajo de Rosa María Payá “en la arena diplomática, visibilizando la situación cubana”, pero preguntó en qué tiempo piensa conseguir la líder de CubaDecide la realización del plebiscito.

“A mí, que estoy aquí dentro, me interesa el tiempo”, señaló González. Rosa María Payá reside en Miami.

“¿El plebiscito va a suceder (…) bajo las reglas de la dictadura, utilizando las instituciones de la dictadura?”, cuestionó González.

“Me parece que la idea del plebiscito es linda, es una idea vendible, comercial incluso (…) Ojalá fuera así el tránsito de la democracia en Cuba, pero decididamente, todo está indicando que estamos bajo una mafia y me parece que hay personas que se quieren saltar la parte fea de este asunto, que es tener que enfrentar al régimen”, criticó. “Eso pasa por movilizar a la gente en las calles” y por que haya “un apoyo de recursos a la oposición interna y una colaboración con el exilio” que sea “efectiva”, dijo.

Para González, la pregunta no debe ser si los cubanos quieren elecciones libres. “Yo tengo derecho a elecciones libres, esa pregunta no se hace, ese es mi derecho y los derechos no se llevan a plebiscito”.

La activista del ForoDyL invitó a Rosa María Payá a un “debate público”.

Ella “está teniendo un protagonismo importante que debe ser utilizado y coordinado con los actores dentro del terreno. Rosa María vive fuera de Cuba, pero ni ella ni quienes están apoyando esta propuesta de CubaDecide pueden pasar por arriba del trabajo, ni del sacrificio, ni del riesgo de los actores dentro de la Isla”, dijo.

‘El campo de batalla final es la Isla’

En esa misma dirección, Antonio G Rodiles afirmó que la “coordinación” entre el exilio y la oposición interna es cada día “más necesaria”.

“Hay que empezar a hablar entre los distintos grupos a camisa quitada y entender que ni nosotros podemos llegar al exilio y decirles ‘esto es lo que hay que hacer’, ni desde el exilio se puede venir acá a decirnos ‘esto es lo que hay que hacer'”, indicó.

No obstante, remarcó que “el campo de batalla final sí es la Isla”.

“Quienes quieren y tienen el compromiso de cambiar la realidad cubana, terminar de una vez por todas con la dictadura, tienen que estar claros de que nosotros, que hemos demostrado que queremos tirar este régimen, tenemos que coordinar y tiene que escucharse con gran énfasis cuál es el posicionamiento que tenemos”, exigió Rodiles. “De lo contrario, estaremos construyendo fantasías que muchas veces sirven para dilatar el futuro”.

“El debate político, el cuestionamiento tiene que existir”, añadió Rodiles e hizo un llamado a la prensa que “tiene la responsabilidad de potenciar el debate”, de que “exista voz crítica” y “de crear rendición de cuentas”.

Leer en Diario de Cuba