Prohibido olvidar: consigna de primera audiencia sobre delitos del castrismo

La Comisión Internacional Fiscalizadora de Crímenes de Lesa Humanidad del Castrismo reunió este sábado en Miami a víctimas y testigos de violaciones de los derechos humanos en Cuba desde 1959 a nuestros días bajo la consigna de “Prohibido olvidar”.

Esas dos palabras pronunciadas por la ex presa política Cary Roque resonaron con fuerza en el auditorio de la Alcaldía de Miami, donde se celebró la primera audiencia pública de la comisión creada en marzo pasado para “acabar con la impunidad del castrismo”.

La comisión, presidida por el jurista mexicano René Bolio y formada por activistas de derechos humanos de Costa Rica, Uruguay, España, Venezuela, China, Italia y Siria, se propone armar expedientes sobre crímenes de lesa humanidad cometidos en Cuba y en países bajo la influencia del castrismo, según sus integrantes.

No está definido aún el tribunal o tribunales al que la comisión presentará los casos cuando los expedientes estén cerrados.

Según Bolio, pueden ser la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) o la Corte Penal Internacional (CPI).

Pero también se piensa en tribunales nacionales de algún país que haya incorporado a su legislación la justicia penal internacional o de países de los que sean ciudadanos las víctimas.

Durante cinco horas se sucedieron este sábado los testimonios, en muchos casos interrumpidos por las lágrimas, de personas que sufrieron cárcel en condiciones “infrahumanas”, como las “celdas tapiadas”, o torturas como la de “ruidos electrónicos”.

Otros hablaron del uso del electrochoque, no solo en el cerebro sino en los testículos, en centros penitenciarios usados como cárceles, de palizas como la que le “rajó el páncreas” a un disidente y de “casos históricos” como el del remolcador “13 de marzo”, que se hundió frente a las costas de La Habana en 1994 con unas 80 personas que iban a EEUU.

Murieron 41 personas en un accidente en el que los anticastristas ven la mano del Gobierno.

Lo más importante, dijo a Efe el abogado español Manuel Zalba, integrante de la comisión, es que se está hablando de cosas que están sucediendo ahora mismo en Cuba, donde en lugar de la apertura esperada se está dando “un aumento de la represión”.

Por eso, después de contar su terrible experiencia como presa política durante 19 años, Cary Roque pidió que saliera en la pantalla, donde los testigos acompañaron su relato con pruebas gráficas y audiovisuales, una foto de las Damas de Blanco.

“No se trata de un régimen totalitario sino de un régimen que impone el terrorismo estatal a cada uno de sus ciudadanos, no solo a los que opinan de manera diferente”, dijo Roque.

A su juicio, no ha habido parangón de la “crueldad” de las condiciones de encarcelamiento de presos políticos, y especialmente de las presas, en Cuba en ningún otro lugar de América Latina.

Durante la audiencia muchos testigos hicieron referencia a los disueltos servicios secretos como el KGB y la Stasi, y también a la URSS y a los norvietnamitas en la guerra con EEUU al explicar las tácticas empleadas por los cuerpos de seguridad del castrismo.

Varios de los testigos mencionaron por el nombre completo o solo por el apellido a los responsables directos de los crímenes que estaban relatando, además de a Raúl y Fidel Castro y ministros y generales cubanos.

Todo lo dicho y las pruebas aportadas por los que subieron a la tribuna quedó recogido en las actas de la audiencia.

Al término de la audiencia Bolio se declaró satisfecho y emocionado. La próxima cita será en agosto o septiembre y no tendrá lugar en Miami sino en Washington o Ciudad de México, señaló en declaraciones a Efe.

Entre el público estaban lideres de organizaciones del exilio cubano en Miami, como Ramón Saúl Sánchez, Silvia Iriondo y Orlando Gutiérrez, y disidentes internos como Antonio Rodiles.

Desde Cuba declaró el disidente José Luis García “Antúnez”, que habló de las últimas actuaciones policiales de las que ha sido víctima.

También estuvieron personas que declararán en la próxima audiencia como Mario T. de la Peña, el padre de Mario Manuel de la Peña, uno de los cuatro integrantes de Hermanos al Rescate que murió al ser derribadas dos avionetas de esa organización humanitaria por cazas cubanos en 1996.

De la Peña dijo a Efe que tiene muchas pruebas de lo que sucedió a su hijo y a otros integrantes de Hermanos al Rescate y que confía en que esta iniciativa sirva para que paguen los culpables.

El pastor protestante Mario Felix Lleonart, que presentó el caso de Wilfredo Soto, muerto de una paliza que según dijo le dieron tres jóvenes policías, uno de los cuales se suicidó el mismo día, aplaudió esta iniciativa para que “la verdad salga a luz y se haga justicia”.

En próximas audiencias se tratarán los “asesinatos políticos”, categoría en la que la comisión incluye las muertes de los disidentes Osvaldo Payá, Harold Cepero y Orlando Zapata, y centenares de casos menos conocidos.

Leer en El Nuevo Herald