Ola de arrestos no impide misa en honor a Oswaldo Payá y Harold Cepero


Rosa María Payá junto a Berta Soler y otras Damas de Blanco (Foto: Martí Noticias)

MIAMI, Estados Unidos.- Decenas de opositores lograron llegar en la tarde de este jueves a la misa en honor a los opositores Oswaldo Payá y Harold Cepero, muertos el 22 de julio de 2012 en lo que un amplio sector de la oposición considera fue un “asesinato”.

Reporta Martí Noticias que el servicio religioso se efectuó pese a que otros tantos representantes de la sociedad civil no pudieron llegar a la parroquia de Los Quemados, en Marianao, debido a la ola de arrestos de la Seguridad del Estado.

Al final de la ceremonia, Rosa María Payá, hija del líder del Movimiento Cristiano de Liberación y actualmente principal promotora de la iniciativa Cuba Decide, agradeció a quienes habían logrado llegar a honrar la memoria de su padre y lamentó la ausencia de quienes habían sido interceptados por fuerzas represivas.

La joven opositora dijo además que este ha sido un día para recordar la vigencia de las ideas de su padre, “un legado que pretendemos continuar con Cuba Decide”, enfatizó.

Los participantes en la misa tenían puestos pulóveres con la imagen de Payá, mensajes de Cuba Decide, y una invitación a todos los cubanos a “decidir y cambiar el sistema por uno donde quepamos todos”.

Hasta la parroquia consiguieron llegar este jueves opositores de La Habana, Matanzas y Villa Clara, dijo a Martí Noticias el activista José Díaz Silva, del Movimiento Democracia.

Estuvieron presentes además en la misa representantes de las legaciones diplomáticas de la República Checa y de Estados Unidos.

Entre los detenidos para que no asistieran a la iglesia estuvieron la líder de las Damas de Blanco, Berta Soler, y su esposo Ángel Moya. Ambos fueron introducidos en patrullas diferentes, sin embargo, tras ser liberada Soler regresó a la iglesia y pudo estar en la misa.

Otros que no pudieron asistir a la ceremonia fueron Zaqueo Báez, de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), y su esposa, la Dama de Blanco María Josefa Acón, debido a que las autoridades mantenían su casa sitiada.

Otros activistas que se sabe irían a la iglesia están en paradero desconocido.

Leer en Cubanet