‘No voy a parar hasta matarte’, amenaza una policía a una Dama de Blanco

 

“No voy a parar hasta matarte”, amenazó este miércoles la policía que se hace llamar Yuli a la Dama de Blanco Leticia Ramos Herrería.

En declaraciones a este diario, Ramos Herrería relató que fue apresada en la mañana de este miércoles en Cárdenas cuando se disponía a viajar al poblado de Santa Marta a visitar a una prima que se encuentra detenida.

“Sobre las 11:30 de la mañana, llegando a la unidad policial de Cárdenas me estaba esperando la oficial Yuli, de la mal llamada Policía Nacional Revolucionaria (PNR), quien ya me ha golpeado brutalmente en otras ocasiones. Yuli me impuso una multa de 60 pesos por alteración del orden durante la detención. Dije que no iba a pagar porque yo no me resistí mientras me detenían”, relató la Dama de Blanco.

En la estación policial de Cárdenas donde estuvo detenida toda la mañana y parte de la tarde, Ramos Herrería fue interrogada por varios agentes de la Seguridad del Estado.

“Al cabo de una hora en la unidad de la policía llegaron dos oficiales de la Seguridad el Estado, que se hacen llamar Manuel y José, y otra oficial que dijo ser de la Seguridad, pero que yo la conozco como oficial de cárceles, Tania. Esta mujer me amenazó, me gritó, me manoteó. Me mandó a callar. Me dijo que no puedo ir a ningún lado fuera de Cárdenas, que la Seguridad del Estado no me va a dejar”, detalló.

En medio del interrogatorio con los tres agentes, la oficial Yuli “golpeó” a la activista: “Me dio varios manotazos por el hombro. Yuli me dio por el pecho un fuerte golpe que me empujó hacia atrás. Me cogió por el moño y me llevó la cabeza al suelo donde comenzó a golpearme con los puños cerrados. En el piso me propinó varios golpes en la espalda y el pecho, y me quitó bastante cabello”.

Según detalló Ramos Herrería, mientras era golpeada, “los tres agentes de la Seguridad miraban sin hacer nada. Fueron dos oficiales de la policía los que empujaron a Yuli de mí. Los agentes de la Seguridad tenían preparada esta golpiza”.

“Cuando me fui de la estación en horas de la tarde, Yuli me dijo que me había golpeado en 2013, 2014, 2015, 2016 y 2017, y que me iba a continuar golpeando: que hasta que ella no me matara no iba a parar”, agregó.

Después de “la golpiza”, la Dama de Blanco se dirigió a su casa donde tiene “un fuerte operativo las 24 horas del día”.

“Desde el 27 de abril tengo un fuerte operativo de la Seguridad del Estado y la PNR frente a mi vivienda para impedir que salga. Solo me dejan salir al hospital o por algún tema que tenga que ver con la salud de mi papá que está en estado terminal de un cáncer de próstata. Cada 24 horas se rotan los oficiales y hay un carro de patrulla permanente aquí”, denunció la activista.

Este miércoles pudo burlar este cerco policial, pues salió a buscar un balón de oxígeno para su padre.

Asimismo, condenó que a pesar de encontrarse “adolorida por los golpes recibidos”, las fuerzas del régimen no la dejaban ir al hospital.

“Me duelen mucho los brazos. Tengo como arañazos en los brazos y al lado de la muñeca. Se me dificulta respirar, tengo como dolor precordial, pero no me dejan salir de mi casa para ir al médico”, condenó.

Leticia Ramos Herrería fue detenida el pasado 27 de abril de regreso de un viaje a EEUU donde denunció la represión del régimen contra su organización.

Las Damas de Blanco es una de las organizaciones opositoras más activas en contra del régimen. A pesar de ser reprimidas, domingo tras domingo las mujeres salen a las calles para intentar ir a misa y para reclamar la libertad de los presos políticos.

Leer en Diario de Cuba