Liberados otros 40 presos en segunda ronda de excarcelaciones del régimen chavista

 

CARACAS, Venezuela.- Las 40 excarcelaciones efectuadas este sábado por la oficialista Comisión de la Verdad de Venezuela elevaron a 79 los ciudadanos beneficiados con distintas medidas de gracia y reafirmaron la intención de Nicolás Maduro de tender la mano para un diálogo con la oposición.

Las liberaciones, muchas condicionadas a la obligatoriedad de presentación cada 30 días ante la autoridad y otras medidas, son celebradas por el antichavismo, pero son, a la vez, criticadas por los opositores y ONG que acusan al Gobierno de camuflar casos “políticos” con otros que no lo son.

Desde temprano se informó en redes sociales de movimiento en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) en Caracas y en algunas de las prisiones donde se encontraban muchos de los liberados, así como de nombres conocidos, como el de los diputados Gilber Caro, Renzo Prieto y Wilmer Azuaje.

Las expectativas se confirmaron al aparecer en la televisión estatal VTV la presidenta de la Comisión de la Verdad, la oficialista Delcy Rodríguez, flanqueada por el fiscal general Tarek Saab y dos de los garantes de las liberaciones, el gobernador del estado Anzoátegui, el opositor Antonio Barreto Sira y el dirigente del partido Copei, Pedro Pablo Fernández.

“Agradecer (…) especialmente al presidente del Tribunal Supremo de Justicia (Maikel Moreno) y al Fiscal que hacen posible que podamos ejecutar eficazmente estas medidas solicitadas por el presidente”, Maduro hace unos días en “aras de la paz y el diálogo”, declaró Rodríguez.

Fernández, a su izquierda, publicó en su cuenta de Twitter que las medidas afectaron a un “total de 40” personas, entre las que confirmó a los diputados Caro y Prieto, de Voluntad Popular (VP), y a Azuaje, de Primero Justicia (PJ).

Los tres son considerados “presos políticos” por la oposición, que denuncia que se violó su inmunidad parlamentaria al detenerlos.

Prieto, diputado suplente por Táchira, fue detenido tras ser acusado de fomentar la violencia en las protestas antigubernamentales de febrero de 2014 y Caro fue arrestado en enero de 2017 por agentes del Sebin y acusado por el Ejecutivo de militar en una organización “violenta” y “terrorista”, así como “al margen de la Constitución”, en alusión a VP.

Azuaje fue detenido poco después, en mayo de 2017 también por el Sebin y acusado, entre otros de delitos, de “posesión ilícita de arma de guerra”, “tráfico ilícito de munición” y “uso indebido de prendas militares”.

Otro de los afectados por la medidas más conocido fue Raúl Emilio Baduel, hijo del general Isaías Baduel, quien fue ministro de Defensa de Hugo Chávez y luego opositor.

Los cuatro y los 36 restantes escucharon como Rodríguez les pidió “compromiso” para “apartarse por siempre de la violencia política, del odio, de la intolerancia” ya que “la única vía posible es la lucha política, pacífica, democrática”.

En una breve declaración posterior a los medios de comunicación Saab anunció que la semana que viene habrá más excarcelaciones, resultado del esfuerzo “del Estado de Derecho, del sistema de justicia”.

A pesar de las liberaciones, la ONG venezolana Foro Penal, que lidera la defensa de muchos de estos “presos políticos” aseguró ayer que 16 de esos 39 excarcelados no eran opositores y recordó que maneja una cifra superior a los 350 detenidos por motivos políticos.

Por su parte varios dirigentes opositores celebraron hoy con mensajes en Twitter las medidas, como el dos veces candidato presidencial, Henrique Capriles, quien afirmó que “la libertad debe ser un motivo de alegría para todo el país. Hoy otro grupo de venezolanos vuelven a sus hogares junto a sus seres queridos”.

“Venezuela anhela la libertad de todos aquellos que luchan por ella. Sólo unidos lograremos la fuerza para salir de esta oscuridad”, defendió.

Patricia Ceballos, esposa del exalcalde liberado ayer, señaló que las liberaciones “son una victoria de los venezolanos, de la comunidad internacional, de los demócratas y los defensores de derechos humanos del mundo exigiendo la liberación de todos los presos por pensar distinto”.

La exdiputada María Corina Machado, una de las más virulentas contra el Gobierno, acompañó la foto de los beneficiados congratulándose por sus “compañeros de causa”.

“Mis amigos. Mis compañeros de causa. Ellos creen que los humillan, que los doblegan. Que nos engañan. No entienden nada”, defendió.

(EFE)

Leer en Cubanet