Exiliados elogian el discurso de Trump en Miami

Con el discurso pronunciado por el presidente Donald Trump a flor de piel, organizaciones del exilio cubano en Miami y disidentes que viven en la Isla ofrecieron una conferencia de prensa en el Miami Hispanic Cultural Arts Center de esta ciudad en la que calificaron de “exitoso” el giro de la administración en sus relaciones con la Isla y dijeron que marca “una nueva era”.

El Foro de Derechos y Libertades y la Asamblea de la Resistencia Cubana auspiciaron la comparecencia en la que estuvieron reconocidos disidentes de línea dura, como Antonio Rodiles y Juan Ángel Moya, ex prisionero político a quien por primera vez le permitieron salir del país.

“Esperábamos que el presidente de Estados Unidos se pronunciara en los términos que lo hizo”, dijo Moya, quien además consideró que bajo la administración Obama “los derechos humanos pasaron a un segundo plano”.

“Tenemos derecho a pedir que al régimen cubano se le trate con mano dura”, añadió.

Rodiles, por su parte, recordó que su movimiento denunció desde el inicio del deshielo la complicidad del gobierno de Obama con el “régimen de Raúl Castro”.

El disidente cubano Antonio Rodiles habla en el Miami Hispanic Cultural Arts Center durante una conferencia de prensa tras el discurso del presidente Donald Trump sobre la política hacia Cuba.

Roberto Koltun

rkoltun@miamiherald.com

“La solidaridad y los pasos hacia adelante deben ser con el pueblo cubano. Al régimen se le deben imponer exigencias y presiones”. Rodiles agregó que los actores políticos se encuentran ahora en el lugar en el que deberían estar.

Jorge Luis García Pérez, Antúnez, fue el más radical de los disidentes procedentes de la isla en sus declaraciones:

“No hay que estrechar la mano ensangrentada de Raúl Castro ni jugar con el dolor del pueblo cubano para tratar el tema de Cuba”, dijo.

“Le sugerimos al presidente que es necesario que Cuba regrese a formar parte del listado de países terroristas, lugar del que nunca debió salir”, aseveró.

El opositor también habló sobre los programas de ayuda de Estados Unidos a la disidencia cubana. Recientemente Trump eliminó en su propuesta de presupuesto $20 millones destinados a ayudar a fomentar la democracia en la Isla. Según Antúnez, hablaron “por un verdadero cambio en la isla”.

“Estamos pidiendo al presidente que suprima el vergonzoso intercambio cultural, un atentado contra la libertad cultural. También pedimos que se supriman los visados y las remesas a los represores”, dijo el opositor.

“Se le acabó el pan de piquito a la dictadura castrocomunista y a la mafia dialoguera de Miami”, aseveró el disidente.

El presidente de la organización de veteranos de Bahía de Cochinos, Brigada 2506, Humberto Chino Argüelles, dijo por su parte que se sentía orgulloso de haber apoyado la candidatura de Donald Trump a la presidencia, en otoño pasado.

“La llegada de Trump demuestra que nunca se ha dejado de luchar por la libertad de Cuba”, dijo el anticastrista que integró la invasión fallida a la isla con 18 años y sufrió la cárcel en Cuba.

Sylvia Iriondo, presidenta de Madres y Mujeres Anti-Represión por Cuba (M.A.R x Cuba), destacó que la administración Trump “puso por encima de cualquier otra consideración el derecho a la libertad y a la democracia del pueblo cubano”.

“El presidente Trump extendió la mano al pueblo cubano y restó los recursos al régimen para que no continúe oprimiendo, encarcelando y cercenando la libertad de expresión al pueblo de Cuba”.

Iriondo dijo sentirse “conmovida” por el reconocimiento tácito al exilio y a la “resistencia” cubana en la Isla.

“El discurso de Trump fue fuerte contra el régimen cubano y amistoso con el pueblo de Cuba”, sentenció la exiliada.

Este artículo forma parte de un convenio entre el Nuevo Herald y 14ymedio

Leer en El Nuevo Herald