Estados Unidos tiene un compromiso “inquebrantable” con los DDHH en Cuba

El Gobierno de Estados Unidos tiene un compromiso “inquebrantable” en relación con el respeto a los Derechos Humanos y la defensa de reformas democráticas en Cuba, dijo un portavoz del Departamento Estado.

La declaración oficial respondió así a un cuestionario de Martí Noticias a raíz de la carta enviada por la líder del grupo Damas de Blanco, Berta Soler, al presidente Barack Obama, en la que denunciaba las violaciones a los Derechos Humanos en la isla.

En su misiva, Soler cuestiona el anuncio de Obama de viajar a Cuba antes que culmine su mandato, siempre que puedan reportarse avances en materia de libertades políticas en la isla caribeña.

“Los Derechos Humanos son y seguirán siendo el núcleo de nuestra política hacia Cuba”, afirma la declaración del Departamento de Estado.

“Estados Unidos condena cualquier caso de acoso, uso de la violencia o la detención arbitraria de cubanos que pacíficamente ejercen sus derechos de expresión o de reunión pacífica”, agregó.

Entrevistada por En Caliente Prensa Libre para Martí Noticias, Berta Soler dijo que la respuesta que las Damas de Blanco quieren del presidente Obama con respecto a esta carta es “un pronunciamiento serio, una condena al Gobierno cubano por las violaciones de Derechos Humanos” que día a día enfrentan los opositores en la isla.

“Que cese la violencia policial y que liberen a todos los presos políticos sin condición”, señaló Soler, y añadió que si las autoridades cubanas no responden positivamente a esa demanda, el presidente de EEUU bien podría retirar sus intenciones de visitar la isla.

En su carta, Soler describe a Obama “sus preocupaciones”:

“Durante 38 domingos consecutivos hemos estado siendo reprimidas por parte del Departamento de Seguridad del Estado, Policía Nacional Revolucionaria y la Brigada de Respuesta Rápida, por llevar a cabo la Campaña #TodosMarchamos por la libertad de los presos políticos”.

“Hemos sido víctimas de brutales golpizas, robo con fuerza de dinero y nuestras pertenencias. Turbas al servicio del Gobierno han quemado la Declaración Universal de Derechos Humanos frente a nuestra sede. Nuestras activistas han sufrido torturas físicas y psicológicas, negándole los alimentos, el agua y uso del baño sanitario”.

En el texto entregado a Martí Noticias, el vocero del Departamento de Estado afirma que “seguirá presionando al Gobierno cubano para que cumpla con sus obligaciones internacionales relativas al respeto a los Derechos Humanos”.

“Seguimos convencidos de que la población cubana estaría mejor con una auténtica democracia, donde las personas sean libres de elegir a sus líderes, expresar sus ideas, practicar su fe; y donde las instituciones sean responsables ante aquellos a quienes sirven”, expresó la declaración.