El OCDH responsabiliza al Gobierno de Díaz-Canel del recrudecimiento de la represión en Cuba

 

Raúl Castro y Miguel Díaz-Canel. (EFE)

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) denunció este martes “el recrudecimiento de la represión en Cuba” mientras el nuevo gobernante del país Miguel Díaz-Canel, a solo dos meses de designación, “recorre el país en una constante operación de imagen”.

“Pedimos a los Gobiernos democráticos de las Américas y la Unión Europea, organismos de defensa de la libertad de expresión, gremios periodísticos, medios de comunicación y a cualquier activista democrático dispuesto a escuchar, que presten atención y denuncien la represión de las autoridades cubanas contra opositores y periodistas”, apuntó el OCDH.

Para el Observatorio, “de nada vale especular si realmente es Díaz-Canel quien gobierna Cuba, porque, sea cual fuere la respuesta, él es el responsable actual, al menos formalmente”.

“Es responsable de cada detención arbitraria, de cada impedimento de salida del país, de cada proceso judicial contra disidentes, de cada amenaza y del hecho de que miles de cubanos hoy vivan en la precariedad”, sostuvo.

La organización realizó un resumen de algunos de los más “graves acontecimientos” ocurridos en los últimos días.

Se refirió al caso de Ariel Ruiz Urquiola, quien permanece en huelga de hambre y sed e ingresado en la sala de penados del Hospital Abel Santamaría de Pinar del Río, dispuesto a continuar su protesta hasta su liberación.

La situación con el científico ha sido denunciada por el OCDH ante el Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria de Naciones Unidas.

También mencionó a “tres presas políticas cubanas pertenecientes al colectivo Damas de Blanco” que “están siendo acosadas en la cárcel por reclusas bajo las órdenes de la Seguridad del Estado”. Son Aimara Nieto Muñoz, Martha Sánchez González y Nieves Matamoros, quienes están en prisión “solamente por defender y promover los derechos humanos dentro de Cuba”.

Además destacó que la policía política arrestó a seis periodistas y practicó allanamientos y decomisos simultáneos en sedes de medios comunitarios integrantes del Instituto Cubano por la Libertad de Expresión y Prensa (ICLEP).

Asimismo, condenó que “la vivienda de la activista Arianna López Roque, en Placetas, Villa Clara, fue nuevamente vandalizada por elementos del Gobierno, que esta vez cubrieron las paredes exteriores con asfalto”.

La disidente Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) también sufrió un incremento en los allanamientos policiales y detenciones violentas contra sus activistas en varias provincias del país.

Igualmente se hizo eco del caso del periodista de DIARIO DE CUBA Osmel Ramírez Álvarez, quien estuvo preso por 72 horas y la Seguridad del Estado lo amenazó con encerrarlo “por cada artículo que escriba” para la prensa independiente.

Otro caso denunciado por el OCDH fue el de Inalkis Rodríguez Lora, asistente de redacción del proyecto periodístico independiente La Hora de Cuba, citada por la Seguridad del Estado en la ciudad de Camagüey, para que respondiera ante una acusación por “dañar el ornato público”.

Además, el del opositor Jorge Luis García Pérez “Antúnez”, quien denunció que sufrió una agresión de un delincuente común bajo órdenes de la Seguridad del Estado mientras caminaba por un parque público con su esposa y pequeña hija.

Por último citó los interrogatorios de la Seguridad del Estado al director del Centro de Estudios Convivencia (CEC), Dagoberto Valdés Hernández, y Yoandy Izquierdo Toledo, uno de los principales integrantes de dicha organización, así como la negativa del Gobierno cubano a la libertad condicional al prisionero de conciencia Eduardo Cardet, líder del Movimiento Cristiano de Liberación (MCL), injustamente encarcelado en la prisión Cuba Sí, de Holguín.

Leer en Diario de Cuba