Díaz-Canel arremete contra los medios alternativos, los cuentapropistas y la ‘oposición leal’

“La plataforma digital de OnCuba es muy agresiva con la Revolución y se la vamos a cerrar. Y que se arme el escándalo que se quiera armar. Que digan que censuramos”, sostuvo el vicepresidente cubano Miguel Díaz-Canel, supuesto sucesor de Raúl Castro, en una conferencia ante altos cuadros del Partido Comunista.

En un vídeo difundido por Estado de Sats, Díaz-Canel arremetió contra medios de prensa y proyectos alternativos de la Isla a los que amenazó con censurar, así como contra la “oposición leal” y el incipiente sector privado.

“Hay una avalancha de proyectos con contenido subversivos que todos los días se están analizando. Está El Paquete, las redes WiFi ilegales, los negocios particulares con referencia a los años 50 (…) que hacen apología a la época de Batista”, dijo el vicepresidente.

“Han aparecido sitios, portales y revistas aparentemente inofensivas pero con estereotipos probados de guerra cultural. Estos medios les pagan más dinero a periodistas nuestros del que nosotros podemos pagarles. Hay un grupo de periodistas jóvenes que se van tras esta atracción”, agregó.

Sobre estos sitios, puso como ejemplo principalmente a OnCuba y señaló en general: “Aquí hay un grupo de medios acreditados que la mayoría no son amigos pero que es necesario que estén en Cuba acreditados”.

De estos medios dijo además que enmascaran sus “reales intenciones tras una supuesta postura crítica y de libertad de expresión”.

Asimismo, arremetió contra el personal diplomático y las representaciones en la Isla de varios países europeos: “Tenemos embajadas con una amplia actividad de subversión: la de Noruega, España, Alemania, la norteamericana y la inglesa”.

Se refirió también a fondos que sirven para apoyar a “proyectos subversivos” y que “llegan a contratistas, ONG, fundaciones, iglesias, entidades” no estatales.

Sobre la oposición en la Isla, la dividió en dos sectores o dos tipos de “proyectos enemigos”: los que persiguen “la transformación de la contrarrevolución confrontacional” y los que persiguen “la conformación y consolidación de una nueva sociedad civil”.

En el primer tipo incluyó proyectos como Cubalex y las Damas de Blanco y dijo que eran “la contrarrevolución tradicional, desacreditada, que no da nada”.

El segundo tipo lo catalogó como “la oposición leal” que EEUU “la trata de consolidar en la sociedad civil cubana”.

“Esta son gente que usan un lenguaje y un discurso bien estructurado. No confrontan directamente a la Revolucion cubana. Usan un discurso socialdemócrata. No están identificados como gente contrarrevolucionaria. Tienen soluciones para todo (la economía cubana, la política, las elecciones). La gente no las ve como proyectos contra la Revolución. Allí tenemos a Cuba Emprende que trabaja con la Iglesia católica con la pretensión de preparar a los llamados emprendedores del sector no estatal. Está Cuba Posible“, abundó al respecto.

En cuanto al sector no estatal, el vicepresidente dedicó parte de su intervención a arremeter contra ellos.

“Ahora todo el mundo te pone que el cuentapropista o emprendedor este al que ellos (EEUU) le han dado mucho bombo y platillo es la persona de éxito en Cuba. Lo peor es que a veces nuestros medios se van con esta bola”, afirmó.

Vio, también, en este incipiente sector una amenaza: “El propósito es estimular el éxito de los emprendedores, pequeños y medianos propietarios porque ellos (EEUU) quieren convertir a los emprendedores al sector no estatal como un sector de oposición a la Revolución”.

Como centro de su intervención estuvieron las relaciones gubernamentales con Washington: “Hay un marcado interés de una reconquista política y económica. Las medidas que se están aplicando por parte del Gobierno de EEUU eluden la colaboración con el Estado cubano”.

Sobre las relaciones entre los gobiernos de Cuba y EEUU, el vicepresidente remarcó: “Nosotros no tenemos que dar nada a cambio para la simetría y la normalización de las relaciones”.

En su intervención, Díaz-Canel se refirió a “la continuidad generacional”: “Los próximos cinco años serán definitorios para garantizar el tránsito”.

El activista Antonio Rodiles comentó el vídeo del vicepresidente y señaló: “Para el régimen los EEUU y las democracias occidentales seguirán siendo sus enemigos eternos. Ellos no están viendo estos procesos de más interacción e intercambios como algo positivo, los están viendo como momentos en que pueden tomar ventaja para llevar adelante su plan de transferencia de poderes”.

“Muestra de que ellos siguieron viendo a EEUU como su eterno enemigo fue lo que ocurrió en los últimos meses de la Administración Obama. Ahora la prensa está publicando el ataque sónico contra los funcionarios norteamericanos, durante ese momento que se suponía que había un proceso de distención los funcionarios fueron atacados y sufrieron problemas de salud”, concluyó.

Leer en Diario de Cuba