Denuncian “terrorismo de estado” contra periodistas independientes en Cuba

Foto Archivo

José Antonio Fornaris, director de la Asociación Pro Libertad de Prensa (APLP), con sede en La Habana, dijo en una entrevista a Martí Noticias que “la policía política cree que está por encima de la ley, y por ello continúa utilizando las detenciones arbitrarias, la intimidación y otras artimañas para reprimir a las voces disidentes en la isla”.

La APLP documentó las detenciones arbitrarias de 13 periodistas en el mes de agosto en diferentes partes de Cuba, y según aclaró Fornaris, la cifra de arrestos e interrogatorios a periodistas en ese período puede ser mayor, pues son múltiples los pretextos de la Seguridad del Estado para realizarlos.

El director de la APLP señaló que la Seguridad del Estado llega al extremo de chantajear y atemorizar a los familiares de los periodistas y activistas de derechos humanos, un recurso que calificó de “terrorismo de Estado”, porque, subrayó, es el Gobierno quien está detrás de estos abusos.

Entre los periodistas detenidos se encuentran Mario Echeverría Driggs, de la agencia Dos Mundos; Osniel Carmona Breijo, de Cubamedia Press; Adriana Zamora y Ernesto Corralero, y Borís González Arenas, colaboradores de Diario de Cuba; Henry Constantín e Iris Mariño, de La Hora de Cuba; Dagoberto Valdés, director del proyecto y revista Convivencia; Alejandro Hernández Cepero, Roberto Rodríguez Cardona y Luis Cino Álvarez, de CubaNet; Oscar Padilla Suárez, de la Red de Periodistas Comunitarios; Odalina Guerrero Lara, asesora jurídica de la APLP, y José Antonio Fornaris Ramos, periodista de la APLP.

El Institute for War and Peace Reporting publicó en agosto pasado un manual para periodistas en Cuba, en el que señala que “ejercer y defender la libertad de expresión” en la isla es peligroso.

“Las y los periodistas de la isla son víctimas constantes de intimidaciones, agresiones físicas, interrogatorios ilegales, detenciones arbitrarias, allanamientos de oficinas y casas, confiscación de equipo e información, ataques digitales, intercepción de comunicaciones, limitaciones de viaje e incluso encarcelamiento”, subrayó el instituto entonces.

Las agresiones contra periodistas “buscan generar miedo”, y tienen como objetivo “imponer censura a medios y autocensura a periodistas”, dijo Fornaris. El régimen cubano no reconoce a los medios independientes, ni tampoco a sus periodistas, a quienes persigue y acusa de realizar una actividad ilegal.

Leer en Cubanet