Dama de Blanco pasa 72 horas arrestada tras golpiza el domingo

La familia de la Dama de Blanco Aimara Nieto estuvo 72 horas sin conocer el paradero de la activista luego del arresto violento por parte de las fuerzas del régimen al salir de su casa el pasado domingo 6 de agosto.
La activista se disponía a participar en la campaña Todos Marchamos cuando fue detenida y golpeada por agentes de la Seguridad del Estado. Los agentes la obligaron a subir a un auto patrullero y conducida a un “paradero desconocido”, explicó a Martí Noticias el esposo, Ismael Bori Reñí.

Nieto fue liberada en horas de la tarde del miércoles, según informó Berta Soler en Twitter.

Por lo general las Damas de Blanco son liberadas 24 o 48 horas después del arresto, pero en el caso de Nieto, el esposo lamentó que las autoridades mantuvieran por 72 horas silencio sobre el paradero de la activista a la que se llevaron detenidia “al salir de la casa”.

Reñí dijo que esa es la forma de proceder de los represores contra las Damas de Blanco. “Las detienen por el tiempo que ellos crean, no le dicen a la familia para donde las llevan, y las multan por infracciones que no han cometido”, señaló.

Este es el tercer domingo en que arrestan y multan a Nieto tras salir de prisión a inicios de julio pasado. Había cumplido un año de cárcel acusada de un supuesto delito de desorden público por repartir octavillas en las calles.

Luego de regresar a casa, comenzó a salir los domingos a participar en las marchas de las Damas de Blanco. Su esposo no descarta que en esta ocasión le impongan otra multa.

También el domingo, 6 de agosto, fue detenida la Dama de Blanco Gladys Capote, y liberada en la tarde de este miércoles (72 horas después), según informó en la red social Twitter Berta Soler, representante de ese grupo, que antes había denunciado el arresto de ambas mujeres.

En el pasado, Capote ha sido multada en repetidas ocasiones.

Varias Damas de Blanco han sido multadas luego del arresto los domingos cuando salen a misa, y se han negado a pagarlas, porque consideran que no han cometido ningún delito.

Aseguran que el régimen usa ese tipo de sanción para intimidarlas y que abandonen su empeño de salir a marchar.

Una de ellas, Lismery Quintana, fue sancionada a seis meses de privación de libertad por el impago de las multas.

Leer en Martí Noticias