Berta Soler pide al Parlamento Europeo ‘énfasis en el respeto a los derechos humanos’

 

La líder de las Damas de Blanco, Berta Soler, envió una carta al Parlamento Europeo (PE) en la que denunció al régimen cubano por impedir al movimiento opositor asistir a la ceremonia por el aniversario 30 de los premios Sajarov a la libertad de conciencia en Bruselas.

“Las Damas de Blanco vivimos en un país (Cuba), donde existe un gobierno totalitario violador de los derechos humanos. No pudimos estar presente en un evento tan importante (…) porque el régimen cubano nos impidió viajar cuando llegamos al aeropuerto el pasado 2 de junio”, escribió Soler.

La opositora mencionó la “excusa bochornosa” que le dieron las autoridades en La Habana: “Hoy no puede salir del país, fin de la cita”.

En su misiva dirigida al presidente y vicepresidenta del PE, Antonio Tajani y Heidi Hautala, respectivamente, Soler recordó el apoyo dado por la Eurocámara al Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación entre la Unión Europea y Cuba en 2017.

Momento en que las autoridades cubanas aislaron a @bertasolerf en el aeropuerto de la Habana, para para informarle que no podía viajar fuera de Cuba.

La líder de las Damas de Blanco pretendía asistir a la Conferencia por el 30 aniversario del Premio Sájarov. pic.twitter.com/Yog4mUyBaY

— FNCA (@voiceofcanf) 4 de junio de 2018

“Es importante recordar que en su resolución de 5 de julio de 2017, el Parlamento Europeo insistió en que el respeto a los derechos humanos y libre participación de la sociedad civil en la vida pública de Cuba son un elemento esencial para el éxito de este nuevo capítulo en sus relaciones”, señaló la representante de las Damas de Blanco.

“Lamentablemente el desaire que suponen estas restricciones de salida se podrían calificar como de burla hacia ustedes. Es en cualquier caso un desaire y una provocación. La vicepresidenta del Parlamento Europeo, Sra. Heidi Hautala, le dirigió una carta al ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, para que facilitara en esta ocasión la presencia de Berta Soler, pero esta fue la respuesta, la prohibición”, señaló.

Para la opositora, la cooperación bilateral tiene que estar “condicionada a que el régimen cubano ratifique los pactos de derechos civiles y políticos y los pactos de derechos sociales, económicos y culturales”.

“En los tres últimos años la situación de hostigamiento constante a la que son sometidas las Damas de Blanco, galardonadas con el Premio Sajarov a la Libertad de Conciencia en 2005 y recientemente con el Premio Milton Friedman, se ha recrudecido”, denunció Soler.

Citó como ejemplo que diez Damas de Blanco han sido encarceladas recientemente y otras tres permanecen privadas de libertad “solo por promover y defender los derechos humanos y la libertad de los presos políticos”.

“Esperamos que ustedes consideren hacer énfasis en el respeto a los derechos humanos en el acercamiento o relaciones con el régimen cubano”, concluyó.

30 años como bastión para la libertad de conciencia

En la celebración de los 30 años del Premio Sajarov a la Libertad de Conciencia participaron algunos de los galardonados en la historia de este reconocimiento. En Bruselas estuvo el opositor cubano Guillermo Fariñas, premiado en 2010.

En #Bruselas participando en la conferencia para el 30º aniversario del #premiosajarov en el Parlamento Europeo. pic.twitter.com/11eGDtYzho

— Guillermo Fariñas Hernández (@cocofarinas) 5 de junio de 2018

“Tenemos que nacer para combatir el mal que significa la no democracia en cualquier lugar del mundo”, dijo Fariñas en su intervención, durante la que pidió que el Sajarov sea “una caja de resonancia para la democracia”, reportó EFE.

El disidente cubano, que ha convertido sus 25 huelgas de hambre en su principal herramienta de lucha contra el castrismo, dijo estar promoviendo “que el Parlamento Europeo señale a todo aquel militar o gobernante que le tire a un manifestante pacífico”, sea “en Europa, en América, en Asia o en África”.

“Que sea repudiado públicamente, que haya sanciones económicas, sanciones diplomáticas” contra quienes no respeten los derechos humanos, agregó Fariñas. El opositor terminó su alocución recordando a dos Damas de Blanco detenidas actualmente en Cuba.

Con mi compañero Javier Nart, el premio Sájarov 2010, el disidente cubano Coco Fariñas (a la derecha) y Omar López, director de DDHH de la Fundación Nacional Cubano Americana. #democraciaparaCuba @FelixLlerenaCUB @PenultimosDias @Juan_Abreu_ pic.twitter.com/FA34Vt6sup

— Teresa Giménez (@gimenezbarbat) 5 de junio de 2018

“Lo importante es la diferencia que marcamos en la vida de los demás” a través de la “presión” de los 28 Estados miembros y “uno de los mercados más grandes del mundo”, declaró el vicepresidente del PE a cargo de Derechos Humanos y Democracia, el eurodiputado italiano del antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5S), Fabio Massimo Castaldo.

En la conmemoración de las tres décadas del premio, que toma su nombre de Andrei Sajarov, un físico nuclear soviético y activista en favor de los derechos humanos laureado con el Nobel de la Paz, participaron también representantes las Madres de Plaza de Mayo (galardonadas en 1992), las activistas yazidíes Nadia Murad Basi Taha y Lamiya Ayi Bashar, víctimas de esclavitud sexual perpetrada por el grupo yihadista Estado Islámico en Irak (2016) y el médico congoleño Denis Mukwege (2014), dedicado a ayudar a mujeres violadas en zona de guerra.

Yamile Saleh, madre del disidente venezolano encarcelado Lorent Saleh, denunció en la jornada que su hijo ha sido “secuestrado por el Gobierno venezolano” y pidió ayuda a la Eurocámara y al resto de premiados para lograr su liberación.

“Lleva 26 meses en una celda llamada ‘la tumba’, a cinco pisos bajo tierra. ¿Saben lo que es eso? Lo han torturado física y psicológicamente (…) Me lo han condenado a muerte. Vengo a pedir ayuda a todos los galardonados por un joven que puede ser el hijo de cualquiera (…) Yo simplemente soy una mamá. Y mi hijo solo quería libertad y respeto”, dijo Saleh, visiblemente emocionada.

La eurodiputada liberal independiente Beatriz Becerra, vicepresidenta de la subcomisión parlamentaria de Derechos Humanos, subrayó ante el auditorio que “el Sajarov es para siempre” y llamó a defender conjuntamente la libertad de pensamiento en todo el mundo.

“Cuando nos tocan a uno nos tocan a todos (…). Sea en Irak, Venezuela o Arabia Saudí, la tarea nos incumbe a todos”, dijo.

Leer en Diario de Cuba